Discurso de Ricardo Silva-Santisteban, presidente de la Academia Peruana de la Lengua

Señores Académicos

Señores y Señoras:

Quiero comenzar agradeciendo profundamente a mis colegas, en mi nombre y en del nuevo Consejo Directivo, la simpatía de su adhesión.

Hoy día se inicia un nuevo período de la Academia Peruana de la Lengua al asumir su conducción un nuevo Consejo Directivo pero, como les mencionaba hace poco en una comunicación, el presente Consejo Directivo se trata de una agrupación que conjuga la continuidad y el cambio. Por tal motivo, hemos solicitado a varios de los académicos del Consejo Directivo anterior acompañarnos en él y poder aprovechar así su experiencia y conocimientos ganados a través de los años. Las instituciones no se fundan o refundan continuamente, sino que son producto de la continuidad y del cambio.  

Consideramos que la Academia Peruana de la Lengua ha transitado por el camino correcto en el decurso de estos últimos años bajo la Presidencia del doctor Marco Martos gracias a su ejemplar dedicación.

El nuevo Consejo Directivo piensa continuar con casi todos los rubros que le han permitido consolidar diversos aspectos del desarrollo, prestigio y presencia de la Academia Peruana de la Lengua dentro de nuestra sociedad.

Sin embargo, las instituciones, como los árboles de los versos de Homero, deben renovarse. “Una generación nace y otra perece”, decía el gran poeta griego. Las instituciones deben evolucionar para mantener su propia existencia, su solidez y su prestigio, y para conservar su carácter moderno.

Así, cambiaremos todo aquello que contribuya a enfrentar los retos que nos reserven las actividades de la Academia Peruana de la Lengua en lo futuro.

Seremos permeables también en todos aquellos rubros que los Académicos consideren deben tomarse respecto a ciertas decisiones que ayuden a mejorar el avance de nuestra institución. Para ello, reitero mi invitación a los académicos que tengan algún anhelo o proyecto que podría lograr el progreso de la Academia o, en su caso, las mejoras que estimen podrían efectuarse sin alterar su continuidad. Mi aspiración, ya lo he dicho, constituye en convertirme en la expresión de los anhelos de los académicos.

Como cada momento tiene su tarea, he aceptado dirigir esta institución y prometo hacerlo de la manera mejor y más eficiente que me sea posible. A través de mi vida he sido un hombre de acciones más que de promesas. Las promesas solo ocurren en el futuro y este muchas veces es imprevisible. Cuento, a mi favor, con un magnífico equipo al que solo le prometo trabajo y más trabajo. Los miembros reelectos tienen la experiencia acumulada. Los nuevos, el empuje de su emprendimiento para con una institución a la que queremos ver destacarse y progresar. Trataremos, en todo momento, de ser claros, precisos y firmes en todas las acciones que intentemos.

Como saben, el principal enemigo siempre es el tiempo voraz. Entre las labores a terminar se encuentra la publicación del Diccionario de peruanismos que ha estado presidido por el doctor Marco Martos por un tiempo de seis años. Desde la Presidencia ahora me es muy grato encargarle que continúe en la Presidencia de dicho proyecto hasta su culminación y publicación. Se dice que todo diccionario es una obra inconclusa. Seguramente, pero sus publicaciones marcan un hito del que se benefician por largo tiempo muchos usuarios. Esperemos que tal trabajo culmine en el 2015.

Entre las funciones principales de la Academia Peruana de la Lengua se encuentran la defensa y la integridad del idioma español, estudiar los usos antiguos y presentes del español y difundir la obra de los escritores peruanos clásicos. Por tal motivo, continuaremos con nuestros programas de coloquios y congresos dedicados a la literatura y la lexicografía que, consideramos ha venido desarrollándose en forma continuada.

Anuncio, también, que, cumpliendo con el mandato de los estatutos de la Academia de difundir la obra de los escritores peruanos, tenemos diseñados sendos homenajes y coloquios dedicados al estudio de las obras de los destacados poetas Javier Sologuren y Carlos Germán Belli. Ambos, como se sabe, distinguidos académicos de número de esta institución.

Igualmente, hemos pensado en revivir la colección de clásicos peruanos comenzada en los años de la presidencia de don Aurelio Miró Quesada. Pensamos, para ello, pedir la colaboración de otras instituciones con quienes esperamos compartir dichas ediciones. Esperamos formalizar pronto estas conversaciones.

Permítanme también hablarles de otras dos colecciones que contribuirán a la difusión de la literatura peruana. La primera, la colección Clásicos de la Academia en que se editarán libros de carácter breve, tanto de creación como de crítica, de nuestros más connotados académicos. Comenzaremos con los académicos más antiguos.

Finalmente una colección de libros, breves también, en que se publiquen los trabajos de los jóvenes que hayan preparado tesis o estudios notables recientes sobre nuestros grandes autores. Creemos que será una forma positiva de acercar la Academia a la juventud que la ve como una institución un poco distante. Esperamos que en el futuro alguno de ellos pueda también convertirse en académico. Recordará, seguramente, el apoyo que le prestó en sus inicios literarios la Academia Peruana de la Lengua. Debemos tener en cuenta que los jóvenes son los dueños del inmenso e indescifrable futuro.       

Quiero recordarles también que se acercan grandes acontecimientos literarios. Los centenarios del Inca Garcilaso de la Vega, de Miguel de Cervantes, de William Shakespeare y de Rubén Darío habrán de conmemorarse en el 2016 y la Academia Peruana de la Lengua deberá estar preparada para ellos. Nuestro Premio Nobel y Académico de Número de la Academia Peruana de la Lengua, Mario Vargas Llosa, cumplirá también 80 años en este período que nos toca dirigir y habrá que celebrarlo debidamente.

En este momento, pues, empeño mi palabra y mis actos en la dirección y en el servicio a la Academia Peruana de la Lengua y espero que para ello me ayuden todos los académicos cuando los convoque y que me sirvan de inspiración las enseñanzas y los ejemplos de mis predecesores.

                Muchas gracias.

                Ricardo Silva-Santisteban  

                Presidente de la Academia Peruana de la Lengua

Síguenos en

    
  

Está aquí: Home La institución